Andalucía/EspañaZZ_Slider

Dimite el líder de UGT-A por los escándalos

El creciente malestar e incluso indignación dentro y fuera de UGT tras la sucesión de escándalos por los casos de presunta financiación irregular han llevado finalmente al secretario general en Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, a presentar hoy la dimisión de su cargo.

Pero además, la confirmación por parte de la Junta de Andalucía de que reclamará como mínimo 1,8 millones de euros por el desvío de ayudas otorgadas por la antigua Consejería de Empleo ha precipitado los acontecimientos, ya que Fernández Sevilla (con el beneplácito de Cándido Méndez) pretendía retrasar hasta el comité extraordinario del 9 enero la asunción de responsabilidades, según ha señalado El Mundo.

Ahora, la dimisión de Fernández Sevilla obligará a crear una gestora. El ya ex secretario general apenas ha resistido en el cargo siete meses, los últimos cuatro zarandeado por el caso de las facturas falsas que ha negado contra todas las evidencias contables documentadas por diversos medios de comunicación.

Este mismo viernes, el consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, ha confirmado que la Junta reclamará al sindicato la devolución de 1,8 millones de euros correspondientes a dos ayudas que fueron concedidas por la Consejería de Empleo en 2009, siempre que el funcionario instructor que revisa el expediente concluye que las irrregularidades detectadas conllevan el reintegro aparejada, informa Europa Press desde Cádiz.

Esa cifra podría variar, sin embargo, a la luz de los resultados de la investigación abierta por el Gobierno andaluz tras las múltiples irregularidades detectadas y que han trascendido en las últimas semanas.

La publicación de una sucesión de pruebas que demuestran el desvío sistemático de las ayudas de la Junta, la mayoría destinadas a la financiación de cursos de formación de parados, ha desembocado en «una crisis sin precedente» en el sindicato, que habría pagado con esos fondos comidas en la Feria de Sevilla, gastos de organización de las movilizaciones contra la reforma laboral y hasta una serie de maletines de piel con los que obsequió a los delegados del congreso celebrado la pasada primavera, y en el que Fernández Sevilla fue elegido para el puesto de secretario general tras la marcha de Manuel Pastrana, según añadió dicho diario.

El escándalo ha sido mayor incluso tras conocerse que esos maletines fueron encargados a un proveedor previa indicación por escrito de la dirección del sindicato para que se ‘pirateara’ un modelo de la firma Salvador Bachiller.

También te puede interesar

No se puede comentar.



Publicidad

CSIF EDUCACION - OCT2022

Más noticias sobre:Andalucía/España